Carrilleras al amontillado con piñones y ciruelas

Son varias las recetas de carrillada que he publicado en este blog, con Tintilla de Rota, con cerveza, con vino tinto…porque una buena salsa para este guiso de carne requiere un buen vino. Y en nuestra última visita a Barbate hicimos una visita a Bodeguita Almabrazo, donde venden unos vinos a granel de excelente calidad, así como su vermut. Si voy a Barbate me gusta acercarme a esta singular bodega donde Juan, Jesús, Miriam, Inma… siempre atienden con cariño y hacen que la estancia sea muy agradable. Para acompañar los vinitos ponen unas tapas de atún o embutidos que quitan el hipo.

Pues uno de los vinos que compramos ese día ha sido el que me ha servido para hacer estas carrilleras, un amontillado buenísimo que le ha dado a la salsa un sabor espectacular.

Qué necesitamos:

  • Un kilo de carrilleras
  • Media cebolla
  • Tres dientes de ajo
  • Un vaso grande de Amontillado
  • Pimienta negra molida
  • Un puñado de piñones
  • Ciruelas pasas sin hueso
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Cómo se hacen:

Pedimos al carnicero que nos de las carrilleras limpias y las dejamos enteras, sin cortar en trozos.

En una olla echamos aceite y sofreímos el ajo y la cebolla, pelados y cortados, los dejamos hacer hasta que estén muy dorados. Añadimos las carrilleras, las pasamos y salpimentamos.

Echamos el vino y agua, que las cubra, dejándolas hacer hasta que estén tiernas. Si usamos una olla rápida tendremos que tenerlas menos tiempo. Cuando acaben de hacerse echamos los piñones y las ciruelas y las dejamos hervir uno o dos minutos.

Podemos tomarlas con patatas fritas o con arroz en blanco condimentado con especies o alguna salsa, como soja. Riquísimas.

Publicado en Carnes, Vinos | Deja un comentario

De nuevo en Atrio, Cáceres

Cada vez que voy a Cáceres reservo para comer en Atrio. Y lo que me llama a hacerlo no son sus dos estrellas Michelín y sus tres soles Repsol, distinciones que no forman parte de mis factores a tener en cuenta a la hora de elegir un restaurante. Lo que me hace volver a Atrio es todo lo que conforma la visita, su cocina, por supuesto, el ambiente, la atención recibida al llegar, la del personal de sala…y especialmente la forma de ser, la amabilidad y el trato en general que Toño Pérez y José Antonio Polo tienen con sus clientes. Los dos son Premios Nacionales de Gastronomía, al mejor cocinero y al mejor jefe de sala.

Además de recibir a los clientes en la recepción, supervisan todos los detalles y se pasan por las mesas para dialoga con ellos en el comedor. Derrochan simpatía y buen hacer. Y les encantan las tortillitas de camarones de Cádiz…

Las mesas están cubiertas con manteles de hilo, y junto a la cristalería, la vajilla y la cubertería son detalles que hacen del comedor un espacio en el que el cliente se encuentra cuidado y bien atendido en todo momento.

El edificio también es un atractivo más, una antigua y preciosa casa en el centro de Cáceres rehabilitada por los prestigiosos arquitectos Luis Mansilla y Emilio Tuñón y ha recibido el premio FAD de Arquitectura.

Conozco varios restaurantes que poseen estrellas Michelín y Atrio es uno de mis preferidos. Toño utiliza en su cocina los productos de Extremadura, que son variados y de excepcional calidad, y en esta ocasión hemos coincidido con su homenaje al cerdo ibérico y los productos de temporada, con motivo del 30 aniversario del restaurante.

Toño lleva 34 años usando el cerdo de las dehesas extremeñas y sacando de él todo el partido que se le puede sacar. Es conocido el dicho que reza “del cerdo hasta los andares”.

Para él es su producto fetiche, sin el que no se puede entender la cocina de Atrio. Todos los pases del menú homenajean al que llama “el cochinito feliz” y tienen alguna elaboración con el mismo, como las lionesas de panceta ahumada con tomillo y orégano, el bollo de tinta con calamar y guiso de oreja, la careta de cerdo con cigalas y jugo cremoso de ave…

Si vemos el menú nos daremos cuenta que es un completo y amplio homenaje en el que no falta de nada.

Todos y cada uno de los pases sorprenden, son bocados exquisitos y cuando acabamos nos preguntamos qué vendrá ahora…no puede ser mejor…Y de nuevo sorpresa y exquisitez.

No se trata de emplatados más o menos bonitos o conseguidos, no, los sabores y la calidad de las materias primas son espectaculares.

En los postres incluye al “cochinito goloso” en pases como el jamón y queso con bizcocho de te matcha y membrillo, o el chocolate ibérico con café y jamón rancio.

La bodega de Atrio tiene un merecido reconocimiento como la mejor del país, es una verdadera joya. De hecho una de las cosas que ofrecen al cliente es conocer la bodega al terminar de comer.

Posee botellas de coleccionismo, José Polo empezó a comprar botellas de vino a principios de los años 90 y comprendió que tenía que buscarles un lugar apropiado. Así surgió la cripta, circular, luminosa, silenciosa, en la que los vinos están ubicados en círculos concéntricos, desde cosechas del siglo XIX (1806, 1883, 1884, 1891, 1899), hasta cosechas del siglo XXI, en total 76.

Que nadie se asuste por los precios, ya que para acompañar el menú ofrecen vinos estupendos de precios muy variados. Ya está en el gusto del cliente elegir uno u otro, pero la carta es amplia y diversa.

Acabo esta crónica de mi última visita a Atrio contando que Toño y Jose han adquirido un nuevo restaurante, el Torre de Sande, muy cercano a Atrio.

La Torre de Sande es un edificio del siglo XVI, precioso por fuera y por dentro, en cuya carta han rescatado platos más tradicionales, como las croquetas, la ensaladilla o los platos de cuchara, sin dejar de lado otras propuestas más novedosas. Nos contó Toño que el factor que más les influyó para hacerse cargo de este nuevo establecimiento fue la cercanía a Atrio, ya que pueden ir de uno a otro andando en muy pocos minutos. Prometimos que en la próxima visita a Cáceres iríamos a conocerlo.

Publicado en Bares y restaurantes, Sin categoría | Deja un comentario

Ensalada con salsa de mango

El mango, aunque es una fruta tropical, se cultiva ampliamente en Andalucía, concretamente en la costa subtropical. Se recolecta en su punto óptimo de maduración y, por lo tanto, no se transporta verde, llegando a los mercados con un sabor dulce y en su punto. La producción andaluza de mango alcanzó en 2020 las 28.276 toneladas, siendo la provincia de Málaga la que tiene más terrenos de cultivo.

Pues con esta fruta de pulpa de color amarillo anaranjado se pueden hacer platos buenísimos, entre ellos ensaladas. Pero en esta ocasión la hemos usado no como ingrediente de la ensalada sino para hacer una salsa y aderezarla.

Qué necesitamos:

  • Un mango maduro
  • Un chorro de vinagre
  • Medio vaso de aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Una cucharada de postre de miel
  • Lechuga, tomate, palmitos, queso…

Cómo se hace:

Echamos en el vaso de una batidora la pulpa del mango y los demás ingredientes de la salsa: el aceite, el vinagre, la sal y la miel. Batimos muy bien hasta que quede cremosa.

Ponemos en una bandeja los ingredientes que queramos para la ensalada, en este caso lechuga, tomate, maíz y palmitos.

Se pueden añadir frutos secos, daditos de queso…

Echamos por encima la salsa y listo, una ensalada riquísima y original. ¡A probarla!

Publicado en Ensaladas, Frutas | Deja un comentario

Croquetas de setas 2

Ya publiqué hace tiempo la receta de croquetas de setas y, como están tan buenas, fue una de las elegidas para formar parte del libro de cocina que publiqué en 2019, editado por la Diputación de Cádiz.

Y al hilo del tema me ha parecido bien aportar aquí, en el blog, el texto que, sobre las setas en la provincia de Cádiz, contiene dicho libro en el capítulo dedicado a este producto. Además ya está cerca la temporada de setas, así que vendrá bien hablar un poco sobre ellas y recordar la receta de las croquetas, que están riquísimas.

Un lugar excepcional para encontrar setas en Cádiz es el Parque Natural de los Alcornocales. Y una localidad que sobresale en la recogida, comercialización y promoción de las setas es Jimena de la Frontera, un pueblo pionero que incluso ha abierto la primera lonja micológica de Andalucía.  En esta localidad se organizan cada año las Jornadas Micológicas del Parque Natural de Los Alcornocales, que se celebran en el mes de noviembre.

Veamos qué tipos de setas se pueden encontrar y cuáles son las más usadas en la cocina.

Tana: La Amanita caesarea, llamada también tana, oronja o yema, tiene color amarillo oro que la hace única. Es muy habitual en castañares y alcornocales

Una interesante forma de consumirlas es cruda, cortándola en pequeñas láminas que se añaden a ensaladas frescas o pizzas. También se pueden tomar en revueltos o directamente en carpaccio acompañadas de hierbas aromáticas y frutos secos.

Gallipierna: con varias denominaciones como parasol, paraguas o apagador, términos muy elocuentes que aportan las pistas necesarias para reconocer esta seta, una de las más fáciles de diferenciar de los montes gaditanos.

Su tamaño hace que la gallipierna dé mucho juego en cocina. Una forma tradicional de consumirla es usando su sombrero a modo de base de pizza; o utilizando dos ejemplares y formando algo parecido a un San Jacobo, rellenándolas con queso y jamón, se rebozan en huevo, pan rallado y harina y, finalmente, se fríen en aceite muy caliente.

Níscalo: Es una de las más consumidas tradicionalmente. También conocidos como rovellones, suelen ser setas pequeñas, aunque las hay de hasta veinte centímetros de diámetro. Tienen un color anaranjado característico.

Su olor y sabor dulzón la han convertido en una de las setas favoritas de la gastronomía andaluza, acompañando guisos de carne, especialmente la de caza.

Chamtarela: También conocida como rebozuelo o cabrilla, es una seta pequeña que suele crecer en agrupaciones compuestas por varios ejemplares. Con forma de embudo y color amarillo claro, su sabor se parece al del albaricoque. Es muy abundante en el Parque Natural de los Alcornocales

Se suele consumir seca, en guisos y rehogadas.

Champiñón: Es otra de las especies más abundantes, pequeños, blancos y con pie rechoncho. Es fácil encontrarlos en prados y pastizales abonados por el estiércol del ganado.

Se pueden tomar de variadas maneras, en revueltos, a la parrilla, como ingrediente de pizzas y rellenos, ya que tienen un sabor muy agradable.

Y aquí va esta receta de unas croquetas buenísimas hechas con setas, las que más os gusten.

Qué necesitamos:

  • Unas setas que pueden ser variadas o de un solo tipo
  • Un diente de ajo
  • Un vasito de vino blanco
  • Tres cucharadas bien llenas de harina fina
  • Dos vasos de leche
  • Sal
  • Pan rallado
  • Dos huevos
  • Aceite de oliva virgen extra

Como se hacen:

Cortamos las setas en trocitos muy pequeños. Salteamos el ajo muy picado en un poco de aceite y, a continuación, añadimos las setas y las dejamos hacer con un chorrito de vino y sal.

Cuando estén tiernas añadimos la harina y lo mezclamos bien, luego la leche y sal, y removemos constantemente con cuchara o pala de madera, a fuego lento, para que se haga la bechamel. Cuando esté compacta se echa en una bandeja y se deja enfriar.

Cogemos porciones de la masa y las pasamos por pan rallado y huevo batido y, de nuevo, pan rallado. Las freímos en aceite bien caliente hasta que estén doradas.

Podemos hacer croquetas muy variadas, en este blog podéis encontrar de jamón, del puchero, de espinacas…y estas de setas que también están riquísimas.

Publicado en Empanados, Libros, Sin categoría | Deja un comentario

A tavola con Brunetti. Menú sapore di Venezia

Un título algo extraño que voy a explicar a continuación. Hace unos días fuimos invitados un grupo de blogueros, periodistas y personas relacionadas con la gastronomía a asistir en las Bodegas Tradición de Jerez a degustar, y disfrutar, un menú italiano maridado con los excelentes vinos de esta bodega.

Este menú lo ha aportado la trattoria Pinsa Madre de Rota, y los platos están sacados de las novelas de Donna Leon cuyo protagonista es el comisario Brunetti y que se desarrollan en Venecia.

Fue presentado en las Bodegas Tradición, un lugar al que me gustó mucho volver, ya que por motivos profesionales estuve en ella hace varios años debido a la magnífica colección pictórica que posee, comenzada por su dueño Joaquín Rivero y que sigue siendo conservada, en el amplio sentido de esta palabra, por su hija Helena quien no solo la conserva y mantiene sino que la sigue ampliando.

Bodegas Tradición nació en 1998 para la continuar familiar en el sector bodeguero, y recuperar la tradicional elaboración en los vinos y brandies de Jerez. Joaquín Rivero adquirió un antiguo casco de bodega y seleccionó vinos de diferentes soleras y antiguas botas de gran calidad para continuar con su envejecimiento. No utilizan colorantes ni azúcares, edulcorantes, espesantes o suavizantes.

Los alcoholes usados para el encabezado de los vinos son de gran calidad, y el embotellado lo hacen en rama. Los vinos, al no estar sometidos a ningún proceso químico ni físico, alcanzan una gran calidad.

El menú que probamos homenajea a Venecia, ciudad que ahora cumple 1600 años, y se puede degustar hasta el 31 de octubre con o sin maridaje. Angelo Marino y Rafa Vega llevan adelante este establecimiento que también tiene una sede en Madrid, y organiza actividades en las que casan la literatura con la cocina, con resultados tan satisfactorios como éste. Ya el año pasado lo hicieron con las novelas de Andrea Camilleri cuyo protagonista es el comisario Montalbano.

El menú estuvo compuesto por los siguientes platos:

Unos antipasti que incluían jamón, queso, mortadela, chorizo… todos productos italianos.

Unos aperitivos o cicchetti :

Crostoni di melanzane- Picatostes de berenjenas

Lingua di vitello con verdure – Lengua de ternera con verduras

Zucchine alla ricotta – Calabacines con requesón

Antipasto di mare- Entrantes de mar, que consistió en una ensalada de pulpo y marisco

Como plato principal, los Ravioli di zucca con burro e salvia – Ravioli de calabaza roteña con

mantequilla y salvia.

Y de postre Mele al forno con crema pasticcera e panna- Manzanas al horno con crema pastelera y nata.

Y el maridaje se hizo con estos exquisitos vinos de la bodega:

Fino Tradición – 8 años

Oloroso Tradición – 30 años VORS

Pedro Ximenez Tradición – 20 años VOS

Para los que no lo sepan un vino es VOS (Vinum Optimum Signatum) cuando tiene más de 20 años, y VORS (Very Old Rare Sherry) cuando tiene más de 30 años. Estas denominaciones se usan desde el año 2000 en que el Consejo Regulador de la Denominación de Origen de Jerez-Xeres-Sherry estableció una legislación para identificar y clasificar los vinos antiguos.

Desde aquí damos las gracias a Acción y Comunicación, agencia de comunicación especializada en eventos gastronómicos, a Helena Rivero y a los integrantes de la empresa que lleva adelante Pinsa Madre, por habernos hecho partícipes de este acontecimiento tan interesante, celebrado en un marco extraordinario y por haber disfrutado en tan buena compañía.

Publicado en Bares y restaurantes, Vinos | Deja un comentario

Calamares a la marinera

Los calamares son muy fáciles de conseguir, es un producto de cercanía, con buen precio y que se puede cocinar de diferentes maneras, todas buenas. Calamares rellenos, en salsa verde, a la riojana, con salsa de tomate…siempre están riquísimos. Una receta más original y que recomiendo son los calamares marinados…están buenísimos. Pero últimamente hemos probado una nueva forma de hacerlos, a la marinera, muy fáciles de hacer y muy muy ricos.

Qué necesitamos:

  • Medio kilo de calamares
  • Una cebolla o cebolleta
  • Dos dientes de ajo
  • Perejil fresco
  • Un vaso de vino
  • Pan rallado
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Cómo se hacen:

Limpiamos los calamares y los cortamos en trozos.

Cortamos la cebolla, el ajo y el perejil y los rehogamos en aceite. Añadimos los calamares, los pasamos un poco y salamos.

Echamos el vino y un poco de agua y dejamos cocer hasta que estén tiernos. Por últimos añadimos un poco de pan rallado a la salsa para espesarla.

dav

Ya tenemos unos calamares riquísimos que podemos acompañar, por ejemplo, con arroz blanco.

Publicado en Pescado | Deja un comentario

Pisto de verduras con Tintilla de Rota

Un buen pisto siempre debe llevar vino entre sus ingredientes, normalmente uso vino fino, oloroso…, pero en esta ocasión he usado Tintilla de Rota que, por la amistad que tengo con mi amiga roteña Pilar Ruiz, del blog Aprendiendo a cocinar, y con Bodegas El Gato, siempre tengo este vino en casa.

El vino siempre da un sabor imprescindible a las comidas, es un ingrediente esencial, en guisos, carnes…y el Tintilla da un sabor especial y muy bueno.

Qué necesitamos:

  • Un pimiento rojo
  • Un calabacín
  • Una berenjena
  • Un tomate
  • Un pimiento verde
  • Una cebolla
  • Dos dientes de ajo
  • Un vaso de vino Tintilla de Rota
  • Una cucharada sopera de tomate frito
  • Aceite de oliva
  • Sal

Cómo se hace:

Cortamos las verduras en trocitos. En una olla con aceite echamos la cebolla, el ajo y los pimientos rojos. Por último el tomate. Los dejamos hacer hasta que se pongan tiernas.

Añadimos las demás verduras y sofreímos. Salamos y echamos el vino, el tomate frito y agua, hasta que cubra las verduras. Lo dejamos hacer hasta que el pisto esté hecho, consistente y tierno a la vez. 

Publicado en Sin categoría, Verduras | Deja un comentario

Alcalá del Valle, un tesoro por descubrir

Eso es lo que pensé tras estar dos días en Alcalá del Valle invitada directamente por el Patronato de Turismo de la Diputación de Cádiz y, a través de él, por la Delegación Municipal de Turismo de esta localidad. Pensé que Alcalá del Valle es una población poco conocida dentro de la Sierra gaditana, cercana a Setenil y Ronda que, sin embargo, son de las más visitadas. Y tras conocer su Patrimonio, tanto histórico-artístico como gastronómico, pensé que Alcalá del Valle es un tesoro por descubrir.

Antes de seguir quiero agradecer a Isabel Montaldo y Ana María Pérez de Azcárate, del Patronato de Turismo de la Diputación de Cádiz, haber contado conmigo para participar en esta bonita experiencia. En ella he tenido la suerte de estar acompañada por algunas de mis amigas blogueras, Pilar Ruiz del blog Aprendiendo a cocinar, quien fue acompañada de su hermana Cristina, y Pepi Relinque y Encarna Lozano del blog Cuarto y Mitá.

Pues nada más llegar el viernes pasado nos dirigimos a un precioso y coqueto hostal, donde nos alojábamos, el Hostal La Esperanza.

Muy cómodo y con detalles muy agradables como la azotea, renovada desde hace poco, con un jacuzzi, tumbonas, sombrillas…todo decorado con estilo árabe y con objetos traídos de Marruecos y otros lugares de Oriente, que también encontramos en el resto del edificio, patio, habitaciones…

Su dueño Juanjo Tornay nos atendió en todo momento con mucha amabilidad y procurando que nuestra estancia fuera muy agradable, como así fue. Entre otros detalles nos obsequió con un té moruno acompañado de dulces típicos de Alcalá, como los famosos soplillos.

Almorzamos en el Mesón Sabor Andaluz y ahí ya empezamos a darnos cuenta de lo buena que es la gastronomía alcalareña, con productos como los espárragos y las alcachofas, y destacando su estupendo aceite de oliva virgen Espasierra.

Utilizan como ingredientes los productos de temporada como los tomates rosa, los puerros…

En este almuerzo probamos platos tan ricos como la ensaladilla de gambas blancas con el jugo de sus cabezas

Tomate rosa ecológico con boquerón marinado y escabeche suave

Berenjena blanca frita con yema de huevo y tocino ibérico

Pulpo a la brasa tiernísimo

Solomillo ibérico a la brasa, parmentier y jugo de setas

Rabo de toro

Codorniz al Jerez

Y de postre Higos asados al vino y vainilla

Y melocotón con poleo y almendra

Tienen un horno de leña espectacular con una entrada para la carne y otra para el pescado.

José con su hija llevan adelante este restaurante tan bueno, y José elabora un pan tipo carrete que corta por la mitad, lo tuesta pinchado con un palo de retama y lo presenta con un diente de ajo para tomar con aceite. Buenísimo.

Por la tarde fuimos citados, junto con un grupo de alcalareños, para hacer el sendero de los Caños Santos, actividad que se lleva realizando durante el verano y que ha tenido mucha aceptación.

Miguel César Torres fue el encargado de guiarnos por ese camino tan bonito, de algo más de 8 kilómetros, por el que se va disfrutando de unas vistas preciosas.

Al Convento se llega ya de noche y esa llegada es espectacular.

El edificio conventual, rehabilitado con fondos públicos estatales y europeos, consta de una iglesia, de portada básicamente manierista, y un claustro en torno al cual se organizan las demás dependencias. En el interior se puede ver cómo era la Iglesia, destacando la zona del ábside y el lugar donde se encontraba la pila bautismal.

Esta es de piedra tallada y, junto con el altorrelieve policromado que formaba parte del retablo, se encuentran en la Iglesia Parroquial.

A la llegada fuimos recibidos con música, interpretada por dos músicos de Alcalá, Rafael Gallardo y Román Dorado, quienes nos deleitaron con varias piezas musicales, preciosas todas, entre ellas algunas pertenecientes a famosas bandas sonoras de películas.

Tras la visita guiada por Miguel, nos sentamos para degustar algunos platos elaborados con productos de la zona, acompañados por vinos también de la zona, cata y degustación que fue guiada y dirigida por Milamores enoturismo.

Tosta de salmón y aguacate, aceituna manzanilla con espárrago de Alcalá del Valle y vino blanco Galestro de Alcala del Valle.

Matamaríos, plato típico, con Entrechuelos de Bodegas Miguel Domecq

Empanada de morcilla de matanza propia y tartar de salchichón, con el vino 7 Mil Pasos de Ronda

Carrillada con parmentier con alcachofa, con Forlong Ánfora.

Terminó la visita y volvimos, ya en autobús, a descansar tras realizar este sendero que, es tan bonito, que ni cansa. Pero por la mañana teníamos que estar descansados pues Miguel César, representando al Ayuntamiento, nos tenía preparada una visita por algunos lugares interesantes de la localidad.

Así conocimos varias iglesias y sedes de cofradías, con sus tesoros, imágenes procesionales, varales, potencias de los Cristos, mantos de las Vírgenes…Una gran riqueza que. además, cuidan muy bien, con mucho esmero y cariño.

Destaca la Iglesia de Nuestra Señora del Valle, patrona de Alcalá. Y el fragmento de retablo que estaba en el Convento de Caños Santos, que representa la aparición de la Virgen, así como la pila bautismal.

Llegó la hora de comer y en esta ocasión fuimos a Polear. No podíamos imaginarnos que en Alcalá hubiera un restaurante de tanta categoría, quienes nos lo recomendaron acertaron con creces.

Juan Jesús Cruces y su hermano llevan este restaurante con muchísimo acierto, no tienen carta, los platos que elaboran cada día dependen de los productos que les lleguen o puedan adquirir, siempre de la zona y de máxima calidad. Han creado un cóctel para “conmemorar” el Covid a base de zumo de melocotón y oloroso viejo de Sánchez Romate, parecido a un “San Francisco”, con el que comenzamos a abrir boca.

Eso, unido a lo bien cocinado y presentado que estaban todos los platos, hace que cada bocado sea una sorpresa y muy agradable, por cierto. Los espárragos de la localidad son un ejemplo, riquísimos.

Al no tener carta, y entusiasmarme tanto con cada propuesta, no recuerdo los nombres de cada plato, pero una imagen vale más que mil palabras…El tomate rosa de la zona aliñado con el magnífico aceite de la cooperativa local, con melva, estaba delicioso.

Alcachofas también de Alcalá, exquisitas.

Creatividad, calidad, esmero, presentación…

Y a ello hay que añadir que Juan Jesús es una persona encantadora, además de experto sumiller. Nos fue recomendando qué tomar, y con qué vino acompañarlo. Siempre acertando y provocando una gran de admiración por parte de cada uno de los que estábamos. Acabamos tomando cochinillo acompañado con unas patatas riquísimas, espectacular.

Por último un postre elaborado con pistachos y chocolate blanco…un bocado exquisito.

Y así terminó nuestra estancia en Alcalá del Valle. Deseando repetir, y al decir esto esto se explica todo…cuando se quiere volver a un lugar por algo será.

De nuevo mi agradecimiento a los organizadores y a las instituciones y personas que, de una forma u otra, han colaborado y han hecho de esta actividad una experiencia inolvidable.

Publicado en Bares y restaurantes, Sin categoría, Viajes | Deja un comentario

Huevos rellenos con gambas y aceitunas negras

Los huevos duros rellenos son uno de los platos más sencillos y ricos que podemos tomar, sobre todo en verano. Los más tradicionales se rellenan con atún en aceite, y los podemos adornar con aceitunas, pimiento morrón…Otra variante muy rica es rellenarlos con aguacate, adornados con huevo duro picadito.

En esta ocasión hemos elegido dos rellenos distintos, gambas y aceitunas negras, y adornarlos con esos mismos ingredientes.

Qué necesitamos:

  • Tres huevos duros
  • Unas gambas cocidas
  • Unas aceitunas negras
  • Mayonesa

Cómo se hacen:

Cocemos los huevos, los pelamos y cortamos por la mitad. Sacamos las yemas.

Pelamos y cortamos las gambas en trocitos. Cortamos en trocitos las aceitunas. Mezclamos las yemas unas con las gambas y otras con las aceitunas, añadimos mayonesa y rellenamos los huevos con estas mezclas.

Ponemos una gamba sobre los rellenos con éstas y media aceituna sobre los rellenos con aceitunas.

Y listo, más sencillo imposible, y riquísimos.

Publicado en Entrantes, Huevos | Deja un comentario

Ensaladas con patatas

Qué sencilla es la patata y qué rica está siempre. Fritas, guisadas, las hagamos como las hagamos siempre gustan y, ahora en verano, qué mejor opción que tomarlas cocidas y aliñadas. Se pueden acompañar de diversos ingredientes y así obtendremos unas ensaladas y ensaladillas deliciosas.

Además son platos muy completos, a los hidratos de las patatas añadimos las vitaminas y proteínas de los otros ingredientes que pongamos. En algunos casos basta con aliñar con sal, aceite y vinagre, como esta de judías verdes y huevo duro.

Una de las opciones más clásicas son las papas aliñás, a las que podemos añadir atún en aceite y huevo duro, por lo que les llaman “de los ricos”. O tomarlas solas las patatas con cebolla, eso sí, siempre aliñadas con un buen aceite de oliva virgen extra.

Simplemente añadiendo unas aceitunas, verdes o negras, damos un toque distinto a las papas aliñás.

A las patatas cocidas y aliñadas les podemos añadir una salsa mayonesa y tendremos una ensaladilla, riquísima en verano. A la ensaladilla le podemos añadir atún en aceite.

O también huevo duro picadito.

Podemos añadir atún pero no de lata en aceite, sino rojo de almadraba, si podemos adquirirlo, en el enlace podéis ver que no es difícil ni caro conseguirlo.

O unas gambas o gambones, que dan un toque muy marinero.

Para acompañar las patatas en ensalada hay muchas opciones, todas ricas y apetecibles, zanahorias ralladas, tomatitos, aguacate, cebolleta, sardinas en aceite…así que pongamos a volar nuestra imaginación, veamos qué tenemos en el frigorífico y manos a la obra.

Publicado en Ensaladas, Patatas, Sin categoría | Deja un comentario