Habichuelas «hinchonas» con tinta de calamar

Las habichuelas o alubias hinchonas son unas legumbres a las que en Grazalema llaman de esa manera tan peculiar, muy parecidas a las «pochas» del Norte. Son legumbres frescas a las que, por este motivo, no hay que dejarlas en remojo antes de cocinarlas, basta con lavarlas bien con agua. Su producción es escasa y por un breve espacio de tiempo y, gracias a nuestra querida amiga María Luisa Ucero, grazalemeña de adopción por el cariño que tiene a esta localidad, las hemos podido tener en casa en varias ocasiones. Contar con ellas es un lujo pues su producción es escasa y solo se recolectan en el mes de octubre, los grazalemeños tienen un tesoro, otro más, en estas habichuelas tan exquisitas.

Nosotros las hemos cocinado de diversas manera, guisadas de forma tradicional con chorizo y con verduras de hojas verdes, de ambas maneras están riquísimas.

Hace unos días estuve en un conocido restaurante de Madrid y tomé el plato del día, que consistía en Fabes con tinta de calamar y, sin saber la receta, me he inventado la mía para hacer estas nuevas «hinchonas» que tan amablemente me ha regalado María Luisa. Ella en su blog Cocinando al potopó también ha escrito en varias ocasiones sobre esta variedad de Grazalema, desde aquí invito a leerlo e informarse un poco más.

Qué necesitamos:

  • Medio kilo de habichuelas hinchonas ( o secas puestas en remojo)
  • Un tomate
  • Un pimiento verde
  • Media cebolla grande o una más pequeña
  • Dos dientes de ajo
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Dos bolsitas de tinta de sepia

Cómo se hacen:

En la misma olla en la que vamos a cocinar las hinchonas echamos aceite y hacemos un sofrito con la cebola, el ajo y el pimiento cortados en trozos, a continuación añadimos el tomate y seguimos sofriendo hasta que quede todo bien hecho. Lo pasamos por la batidora y lo volvemos a echar en la olla. Salamos.

Añadimos la tinta y removemos bien, echamos las habichuelas y añadimos agua para ponerlas a cocer, hasta que estén tiernas. Si usamos una olla rápida o exprés necesitaremos menos tiempo.

Cuando estén tiernas probamos de sal y rectificamos. Las podemos dejar con más o menos caldo, según nos guste. Para emplatar podemos decorar el plato con unas piparras, como vimos en el restaurante de Madrid, o unos mejillones, o cualquier otro complemento que tengamos a mano. Están riquísimas y es otra forma de tomar las legumbres, que tan buenas y sanas son y que no deben faltar en nuestras dietas.

Acerca de lola43

Mi profesión es Conservadora de Museos, no me dedico a la cocina profesionalmente, pero me encanta y disfruto con ella. Mi correo es: lafritadadelola@gmail.com lafritadadelola@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Legumbres. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s