Garbanzos con mejillones

Los garbanzos deben estar presentes en nuestra dieta semanal, debemos comerlos al menos una vez a la semana, su consumo reduce el colesterol ayudando así a la buena salud de nuestro corazón. Contienen mucha fibra y, por lo tanto, mejora el tránsito intestinal, además de ser recomendados para los diabéticos pues si éstos consumen dietas ricas en fibras mejoran su nivel de glucosa. Los miremos como los miremos los garbanzos son muy recomendables.

Para cocinarlos lo mejor es ponerlos antes en remojo una noche entera o varias horas del día, pero si no tenemos garbanzos remojados en casa y sí contamos con garbanzos envasados, podemos usarlo teniendo en cuenta que hay que lavarlos muy bien debajo del grifo y que es mejor comprarlos en bote de cristal que en lata, ya que estas contienen más aditivos. Algunas personas creen que la espumita que sueltan los garbanzos de bote al lavarlos es mala, pero no es así, el problema es que aporta más sal, más sodio, y es mejor evitarlo.

Para tener siempre garbanzos secos y remojados en casa yo suelo poner en remojo un kilo y, una vez estén hinchados, los escurro y reparto en bolsitas herméticas para congelarlos. Así siempre los tengo a mano cuando los necesito. Bueno, hoy publico esta receta de una forma de guisar los garbanzos que está riquísima, con sabor marinero.

Qué necesitamos:

  • Medio kilo de mejillones (para dos personas)
  • Un cuarto kilo de garbanzos en remojo o un bote
  • Media cebolla
  • Medio puerro
  • Dos dientes de ajo
  • Un pimiento verde de freír
  • Un vaso de tomate frito casero
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Cómo se hacen:

Hacemos los mejillones al vapor y, cuando estén abiertos, les quitamos las cáscaras y reservamos los mejillones. Colamos el líquido y lo reservamos.

Hacemos un sofrito con la cebolla, el puerro, el pimiento y el ajo, todo muy picadito. Lo pasamos por la batidora de mano y echamos en una olla, con los garbanzos y el caldo de los mejillones colado. Añadimos el tomate frito y ponemos todo a cocer. Si los garbanzos son secos remojados mejor usamos la olla exprés y añadimos más agua. Si son garbanzos de bote se pueden hacer en una olla normal y solo con el líquido de los mejillones.

Cuando estén tiernos los garbanzos, y hecha la salsa, echamos los mejillones y lo dejamos cocer uno o dos minutos más. La salsa debe quedar un poco espesa, pero no demasiado. Listo, un plato riquísimo que animo a probarlo.

Acerca de lola43

Mi profesión es Conservadora de Museos, no me dedico a la cocina profesionalmente, pero me encanta y disfruto con ella. Mi correo es: lafritadadelola@gmail.com lafritadadelola@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Guisos, Legumbres, Marisco. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s