Pisto con huevo

Estamos en Cuaresma y es un tiempo en el que se toman más verduras, por tradición o por creencias se toma menos carne, y los potajes de Cuaresma y los platos de vigilia abundan en las cocinas.

El pisto se toma todo el año, a mí me encanta hacer pisto porque, además de rico, es un plato muy versátil. Lo uso para rellenar berenjenas, para rellenar empanadillas, como ingrediente de cocas, con pasta, con huevos a la flamenca

Otra rica opción es acompañarlo con un huevo frito…para luego mojar pan y chuparse los dedos.

Qué necesitamos:

  • Una berenjena grande o dos más pequeñas
  • Un calabacín grande o dos más pequeños
  • Un vaso grande de tomate frito
  • Una cebolla
  • Tres dientes de ajo
  • Un pimiento verde
  • Un vasito de vino oloroso, fino…que sea bueno
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Un huevo por persona

Cómo se hace:

Picamos todos los ingredientes. En una sartén grande y profunda, o en una olla, echamos aceite y sofreímos la cebolla, el ajo y el pimiento. A continuación echamos las berenjenas y calabacines, las rehogamos y añadimos sal, agua y el vino, y las dejamos hacer hasta que estén tiernas.

Deben quedar sin líquido, añadimos el tomate frito y removemos bien para que se mezcla todo.

Ya tenemos el pisto. Freímos los huevos y servimos en cada plato un huevo frito con una porción de pisto. Este plato requiere un buen pan para mojar en el huevo y rebañar el plato…

Publicado en Huevos, Verduras | Deja un comentario

Torrijas con miel 2022

Todos los años suelo hacer torrijas en Semana Santa, y este año no han faltado, mejor hechas en casa que compradas, pues creo que el precio de una torrija está por las nubes…Así que a hacedlas en casa que salen mucho más baratas y, además sabemos qué ingredientes llevan.

En el libro de cocina de época romana De Re Coquinaria su autor Marco Gavio Apicio, quien vivió entre los gobiernos de los emperadores Augusto y Tiberio, recoge un postre muy parecido a las torrijas. Se usaba pan remojado en leche, se freía y se le añadía miel. En la Edad Media y el Renacimiento se tomaban torrijas, siendo muy recomendadas para la recuperación de las mujeres que acababan de parir. Juan del Encina las cita en sus obras, llamándolas «torrejas».

El motivo de tomarlas en Cuaresma y Semana Santa es, según parece, por el ayuno que se debe hacer en estas fechas. Hay que tomar un alimento que llene el estómago y que proporcione fuerza, y las torrijas llevan pan, leche, huevo, miel…

Desde unos años a la actualidad las torrijas se han «tuneado» y, además de las tradicionales con miel o azúcar y canela, las encontramos con ingredientes más sofisticados. A mí me gustan las tradicionales y así son las que he publicado con anterioridad en este blog. Esta es la receta, muy sencilla por cierto.

Qué necesitamos:

  • Un pan de molde, en este caso hecho en casa
  • Leche
  • Un palo de canela
  • Una naranja
  • Un vasito pequeño de vino dulce
  • Azúcar
  • Miel
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Huevos

Cómo se hacen:

Dejamos que el pan se ponga recio, dejándolo unos tres días solo cubierto por un paño. Lo cortamos en rodajas gorditas.

Ponemos a hervir leche con un palo de canela, azúcar y piel de naranja. El azúcar depende de la cantidad de leche, por ejemplo para dos vasos dos cucharadas soperas. Cuando hierva sacamos la canela y la piel de naranja y dejamos enfriar un poco.

Empapamos en la leche las rodajas de pan y las colocamos en una bandeja. Ponemos a calentar aceite y, cuando esté bien caliente, vamos friendo las rodajas pasadas por huevo batido.

Las vamos colocando sobre papel absorbente y dejamos enfriar un poco.

En un cazo echamos miel y un poco de agua para que no esté muy espesa. Empapamos las rodajas de pan con la miel y las guardamos para ir sacándolas conforme vayamos a tomarlas. La miel que sobre la guardamos en un bote para echar un poco sobre la torrija antes de comerla, pues de un día para otro se chupa la miel y queda un poco seca, así que con la miel sobrante renovamos la cubrición.

Es un postre o merienda delicioso, y muy fácil de hacer…Y están riquísimas.

Publicado en Dulces y bizcochos, Postres | Deja un comentario

Ensalada de peras, nueces y bacon

Esta rica ensalada la hemos aprendido a hacer en un taller de cocina que ya hemos nombrado en varias ocasiones, y es que cada vez que asistimos a alguno de los talleres de 5 Senses aprendemos algún nuevo plato rico. Tiene unos ingredientes originales y que dan un sabor estupendo a la ensalada, las peras, las nueces con miel y el bacon. Riquísima.

Qué necesitamos:

  • Un paquete de mezcla de lechugas variadas (mezclum)
  • Dos peras conferencias
  • Queso Gorgonzola
  • Bacon cortadito
  • Nueces peladas
  • Miel
  • Mostaza
  • Salsa de soja
  • Aceite de oliva virgen extra

Cómo se hace:

En primer lugar doramos el bacon, sin grasa alguna, en una sartén y lo reservamos.

Pelamos las peras y las cortamos en cuartos. En la misma sartén echamos un chorrito de aceite, una cucharada de salsa de soja y otra de miel, y los doramos a fuego medio unos minutos. Sacamos los cuartos de pera y los reservamos.

En la misma sartén echamos otra cucharada de aceite, una de salsa de soja, una de mostaza y una de miel, dejamos que se integre todo y añadimos las nueces. Damos unas vueltas y las sacamos.

Cortamos el queso en daditos. Montamos la ensalada colocando en primer lugar las lechugas, encima el bacon, luego los cuartos de pera y, por último, las nueces.

Decoramos con los daditos de queso Gorgonzola. Está buenísima.

Publicado en Ensaladas | Deja un comentario

Albóndigas al curry con frutos secos

Cuando voy a hacer albóndigas siempre le pido al carnicero que me pique la mitad de carne de cerdo y la mitad de carne de ternera, porque la de cerdo le da más jugosidad a la mezcla. Hacer albóndigas es muy fácil, y siempre recomiendo hacerlas en casa porque sabemos los ingredientes, el tipo de carne…Luego podemos añadir la salsa que más nos guste, en este blog hay varias salsas para acompañar las albóndigas, desde una sencilla con tomate, hasta otras más originales como con curry. A esta le hemos añadido, además, frutos secos.

Qué necesitamos:

  • Un kilo de carne picada, mitad cerdo y mitad ternera
  • Un huevo
  • Perejil picado
  • Ajo muy picado
  • Pimienta molida
  • Sal
  • Pan rallado

Para la salsa:

  • Una lata de leche de coco
  • Curry en polvo
  • Media cebolla
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Un vaso de caldo
  • Una cucharada de harina
  • Frutos secos: pasas, ciruelas, arándanos…sin huesos

Cómo se hacen:

Hacemos las albóndigas como hemos indicado en la receta anterior. Una vez fritas las dejamos en un recipiente a la espera de hacer la salsa.

Para hacer la salsa ponemos un poco de aceite en una olla y pochamos la cebolla cortada en trocitos pequeños. Una vez pochada la cebolla añadimos una cucharada de harina y removemos, luego el caldo templado, no frío, y seguimos removiendo.

Añadimos una cucharada de curry en polvo, movemos, luego los frutos secos y la leche de coco. Una vez integrados todos los ingredientes probamos de sal y añadimos las albóndigas. Las dejamos hacer unos minutos con la salsa y listo…ya las podemos tomar.

Se pueden acompañar con unas patatitas fritas, o tomarlas solas, o con arroz blanco…a gusto de cada uno.

Publicado en Carnes, Cocina oriental | Deja un comentario

Pasta fresca con salsa de gambas y aceitunas negras

Hace unos días asistimos a un taller de cocina italiana en 5 Senses Taller de cocina en Jerez, se trataba del segundo taller sobre cocina italiana al que asistíamos y en ambos aprendimos a hacer pasta fresca. Ya en 2014 publiqué una receta con pasta que hicimos en casa, no igual pero similar, y en esta ocasiónen el taller hemos hecho tallarines, acompañados de una salsa de langostinos y setas. Como en casa no teníamos setas las hemos cambiado por aceitunas negras, y en vez de langostinos usamos gambas, y la verdad es que quedó también riquísima. Podéis hacerla con pasta ya comprada hecha y elegir entre setas o aceitunas, sea como sea está riquísima.

Qué necesitamos:

  • Tallarines
  • Un cuarto kilo de gambas
  • Dos dientes de ajo
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Una lata de aceitunas negras sin hueso
  • Sal

Cómo se hace:

Pelamos las gambas y guardamos las cabezas. Ponemos a cocer en un cazo con aceite las cabezas de las gambas, cuando estén infusionadas las trituramos y colamos el aceite.

Tanto si hacemos los tallarines en casa o los compramos, los hervimos en agua con sal y reservamos. Mientras hierven hacemos la salsa.

En una sartén amplia echamos el aceite de haber infusionado las cabezas y sobre él rallamos los ajos, y luego pasamos por él las gambas. A continuación echamos las aceitunas cortadas por la mitad y las pasamos unos segundos más.

Sobre esa salsa de gambas y aceitunas echamos los tallarines y mezclamos bien. Si nos gusta podemos añadir por encima queso rallado, y tenemos un plato de pasta riquísimo.

Publicado en Pasta | Deja un comentario

Guiso de acelgas con habichuelas

El tiempo sigue regular…el frío no se va del todo y apetecen platos calientes, como un buen guiso. Me encantan los guisos, y aquí podéis consultar bastantes, berzas variadas, platos con garbanzos, habichuelas, verduras…y hoy publico otro más, con acelgas y habichuelas o judías blancas.

Qué necesitamos:

  • Un manojo de acelgas frescas, o envasadas si preferís no lavarlas
  • Un puñado de judías blancas (habichuelas) por persona
  • Una cebolla
  • Un pimiento verde
  • Un tomate
  • Comino en grano
  • Pimentón dulce
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Morcilla o chorizo (optativo)

Cómo se hace:

Ponemos en remojo las legumbres la noche antes. Limpiamos y cortamos las acelgas si son frescas. Si las compramos envasadas ya vienen limpias y cortadas.

En una olla rápida o exprés echamos las acelgas, las legumbres, el tomate, la cebolla, el pimiento, un pellizco de comino, sal y un chorro de aceite. Cubrimos con agua y lo ponemos a fuego medio 30 minutos, a contar desde que empieza a salir el vapor. Cuando podamos abrir la olla sacamos el tomate, la cebolla y el pimiento, lo pasamos por la batidora y lo añadimos de nuevo, esto lo hace más espeso y rico.

En mi casa a unos nos gusta este plato con su chorizo o morcilla, a otros solo con las verduras. Así que lo que hago es que cuando ha acabado de hacerse el guiso, saco una parte, le añado el chorizo o la morcilla, o las dos cosas, y lo pongo 10 minutos más con un poco más de agua, a fuego lento. De esta manera hay guiso solo con verduras y otra parte con embutido.

Aconsejo tomarlo al día siguiente, que está más asentado y mucho más bueno que recién hecho.

Publicado en Guisos, Legumbres | Deja un comentario

Palmitos con salsa de queso Roquefort

El palmito es la parte más interna y tierna de algunas palmera, sobre todo el cocotero. Para obtenerlo se quitan las partes duras y hojas y solo se aprovecha la parte blanda y blanca que conocemos.

Lo venden en tarros de cristal y ya limpios, tiernos…solo tenemos que escurrirlos y ya están listos para tomar en ensaladas, con salsas…La salsa más usual para tomar palmitos es la de queso Roquefort.

Hay varias maneras de hacer esta salsa, con nata, mayonesa…cualquiera de ellas vale y da a los palmitos mucho sabor. En esta ocasión he escogido otra distinta, con un toque de vino que le da un sabor distinto y muy sabrosa también.

Qué necesitamos:

  • Un tarro de palmitos
  • Un triángulo de queso Roquefort
  • Un tetra brick de nata
  • Un vasito pequeño de vino blanco
  • Una pizca de pimienta molida
  • Sal

Cómo se hace:

Cortamos los palmitos en rodajas no muy finas, aunque hay tarros que ya los traen cortados.

Hacemos la salsa batiendo muy bien el queso, la nata y el vino con una batidora de mano, y salpimentando a gusto de cada uno.

Listo…emplatamos y a comer…Un plato muy sencillo y muy rico para cualquier momento, almuerzo, aperitivo, cena…

Publicado en Aperitivos, Verduras | Deja un comentario

Atún al vermut

El vermut se elabora con una base de vino, generalmente blanco y de buena calidad, que se aromatiza con hierbas, y al que se añade un poco de ajenjo y especies amargas y tónicas. Hay muchas variedades y su aroma y sabor depende de las plantas, especias y flores que se le añadan. Se edulcora con azúcar o caramelo, que le da un color dorado, aunque su color puede ser blanco o rojizo y éste con diversos tonos.

Actualmente han proliferado en Andalucía las bodegas que elaboran vermut, y las vermuterías que lo elaboran y en las que se pueden probar los diversos tipos acompañados por unas tapitas.

En esta ocasión he usado el vermut como ingrediente de esta receta con atún rojo de almadraba, lo he usado también con carnes, cuya receta publicaré más adelante. Igual que usamos vinos o brandy, el vermut da un toque muy rico a los platos…ánimo y a probarlo.

Qué necesitamos:

  • Un kilo de atún rojo de almadraba
  • Un vaso de vermut
  • Un vaso de tomate frito casero
  • Dos pimientos verdes de freír
  • Media cebolla
  • Una hoja de laurel
  • Dos dientes de ajo
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Cómo se hace:

Cortamos el atún en dados, más o menos grandes según nos guste.

Picamos los pimientos, el ajo y la cebolla y los sofreímos en aceite de oliva, a fuego bajo para que no se quemen. Añadimos el atún, sal, el laurel y el tomate, removemos un poco y, por último añadimos el vermut y un poco de agua, que cubra el atún.

Lo dejamos hacer hasta que esté tierno y listo…riquísimo.

Publicado en Pescado, Sin categoría, Vinos | Deja un comentario

Alcauciles confitados

Alcauciles…¿o alcachofas?, algunos creen que es lo mismo pero no. Los alcauciles son de temporada, ahora estamos en ella y los encontramos en los mercados. Las alcachofas se cultivan en invernadero y, por lo tanto, se dan todo el año. Los alcauciles son de hoja más tierna, y más caros también, por la mayor calidad y por su temporalidad. En el fondo se trata del mismo producto pero con algunas diferencias.

Lo importante es quitarles las hojas duras y dejar solo el corazón, la parte central y del tallo más tierna. Eso es muy importante. Al comprarlas debemos fijarnos en que no tenga pinchos, que las hojas no estén abiertas, que la forma esté cerrada, mejor las redonditas y prietas, y que se noten frescas y no secas.

En este blog he publicado numerosas recetas con el nombre indistinto de alcauciles y alcachofas, en realidad las recetas se pueden hacer con ambas. Esta nueva receta es una forma de cocinarlas buenísima. El confitado consiste en cocer un alimento en grasa, mejor aceite de oliva, a baja temperatura y de forma lenta. La grasa se funde en la cocción y el producto queda muy tierno y jugoso.

Qué necesitamos:

  • Varios alcauciles
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Cuatro o más dientes de ajo
  • Sal gorda o en escamas
  • Alguna hierba como romero (optativo)

Cómo se hacen:

Limpiamos y cortamos los alcauciles dejando solo la parte central. Los cortamos en cuartos.

Ponemos aceite de oliva en una olla o cazo donde quepan los alcauciles y queden cubiertos por el aceite. Añadimos los ajos y las hierbas si así hemos elegido.

Los dejamos hacer 45 minutos a fuego muy lento, en la vitrocerámica al número 2 ó 3, y cuidado que el aceite no suba de 80º.

Cuando pase este tiempo estarán muy tiernos. Los sacamos y escurrimos, y los servimos con los dientes de ajo, que también se habrán confitado, y con sal gorda o en escamas por encima. Una delicia.

Publicado en Verduras | Deja un comentario

Tartas de fresas o fresones

El plural viene dado porque esta tarta se puede hacer en tamaño grande y en tamaño individual, en cuyo caso haremos varias, de ambas maneras la hemos elaborado. Lo principal de estas tartas es la calidad del ingrediente básico, las fresas. Estas fresas proceden de Puerto Serrano, donde las cultiva la empresa Fresgato, y son buenísimas, con un sabor «a fresa» que pocas veces encontramos, por desgracia.

Las hemos conocido gracias a Antonio Rodríguez, dueño del Mesón Casa Antonio en Cádiz y Casa Antonio Vía Verde, ya que elaboró varios postres con ellas en un programa de Andalucía Directo. Desde entonces se las encargo a Antonio quien las trae a Cádiz con mucho gusto para todo el que las quiera adquirir.

Tomar estas fresas solas ya es un placer, de hecho están tan ricas que casi se acaban nada más llegar a casa, pero he querido hacer un postre con ellas y me decidí por estas tartas, que son muy fáciles de elaborar y están riquísimas.

Qué necesitamos:

  • Medio kilo de fresones o fresas, mejor de Fresgato
  • 50 gramos de mantequilla
  • Doce galletas tipo María
  • 50 gramos de azúcar
  • Zumo de medio limón

Cómo se hacen:

Troceamos y machacamos bien las galletas, derretimos la mantequilla y añadimos las galletas, mezclando bien. Con esta mezcla forramos el fondo de un molde de tarta o de varios vasitos bajos. Los metemos en el frigorífico para que se enfríen, mejor tapados con papel film para que no cojan humedad.

En una olla o sartén echamos las fresas limpias y troceadas, el azúcar y el zumo de limón, movemos con cuchara de madera y lo dejamos bastante tiempo hasta que se convierta casi en una confitura.

Sacamos del frigorífico los moldes o vasitos y echamos sobre las galletas, ya frías, las fresas.

Por último ponemos encima yogur griego azucarado y decoramos con media fresa natural.

Ya he dicho que podemos hacer vasitos individuales o una sola tarta más grande.

Sea la que sea la modalidad elegida están riquísimas, y más fáciles de hacer…imposible.

Publicado en Dulces y bizcochos, Frutas, Postres | Deja un comentario